Sobre la igualdad estúpidamente entendida


225px-Evo_Morales_in_Ecuador_(cropped)por José Gabriel Barrenechea.

Quiérase admitir o no la idea del desarrollo constante de la sociedad, y el consiguiente mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos, está incrustada dentro de una mentalidad. Donde ella no nace, no habrá desarrollo, solo una conciencia de frustración al ver que otros avanzan y nosotros no. Un país, una región, una civilización bajo el efecto de tan nefasta conciencia se ira enquistando poco a poco en sí mismo, convirtiendo el defecto evidente en virtud. Actuarán de ese modo a la manera de esos estudiantes que, poseedores de una inteligencia inferior, se encuentran de repente asignados a clases integradas por estudiantes muchísimo más favorecidos en la distribución de inteligencia. En tal medio muy pronto se convertirán en devotos de la brutalidad o de la simplicidad, que intentarán elevar e imponer como característica mucho más prestigiosaque la inteligencia y la sofisticación, a las que por su parte pretenderán presentar como afeminadas, indecisas, propias de ñoños nacidos en cunas ricas. Escuchar en estos días a alguien como Evo Morales, enemigo jurado del pollo en la dieta humana (no por amor a esos animalitos, por cierto),y amiguito de esas cosas llamadas satélites que viajan vaya a saberse si entre nubes en su imaginación, atronando a la manera de un viejo cuatrimotor de hélices, me provoca tales reflexiones.

¡Que carajos ha pasado con el socialismo para que ahora pretenda tandisparatada igualdad de oportunidades que asigne plazas de más de 120 puntos de Coeficiente Intelectual a quienes malamente alcanzan el de ForrestGump! Por cierto, ¿porqué Abel Prieto, que cuando salió tal película criticó tan acertadamente semejante disparate, ahora guarda silencio?

Porque mis amigos, el eslogan deL Socialismo del Siglo XXI, para supremo horror de Carlos Marx que no bajaba él mismo de los 145 puntos, pareciera ser: ¡Incluso un señor como Evo Morales tiene derecho a descubrir la Teoría de la Relatividad! Como si tales sencilleces se consiguieran con solo par de decretos reivindicadores de los “excluidos de siempre”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s