Una necesaria aclaración.


José Gabriel Barrenechea.

Me disculpo con antelación de mis lectores, pero en los próximos días no voy a poder sentarme a escribir ni una línea. Voy a irme de francachela con los 500 dólares que les afané a la gente de la NSA, y a los miamenses que cooperan con las campañas revisteras subversivas. Ya saben: mujeres, alcohol, juego, prendas, una dentadura de oro… después que cuelgue esto.

He estado reflexionando que hacer con ese dinerito, y bueno, a la verdad, sería malgastarlo comprándome otro par de zapatos además del único que tengo; mucha más ropa que mis 4 pantalones de los adquiridos en las “tiendas de yuma muerto”; una nueva viga central para que la casa de mis padres no nos caiga arriba; quizás una altísima valla en el patio para que no se nos cuele en el comedor y las habitaciones la peste de las cochiqueras de nuestros vecinos; o una buena inversión para que el viejo no tenga que seguir tostando café a sus ochenta y tres, después de haberse sacrificado por esta “Revolución” muchísimo más que lo que ha hecho cierta señora de cierto blog, muy dado a la infamia, que por lo que leo hasta amigos tiene de los que desde Miami cooperan con dinero para la “subversión revistera”. Mi padre, a diferencia de la, ¿compañera?, es consecuente con lo que cree, y por eso nunca tendría amigos semejantes. Por esa consecuencia lo admiro.

Claro, la referida señora no es más que un peón en este juego. Quienes importan son quienes mueven su mano, y que al parecer han decidido aprovechar mi silencio, por respeto de otros, para manchar mi reputación. Como a los otros no les ha importado saber qué pasó, pues no tengo razón para mantener mis escrúpulos. Por lo tanto, voy a explicar porque salí de Cuadernos de Pensamiento Plural…

Un imprescindible aparte antes de comenzar: Para cualquiera que lea Plural es evidente que esa publicación éramos Yo, y en menor medida, aunque significativa, Félix Castilla, que no solo le ha dado su particular visualidad, su corporeidad más bien, sino también una considerable parte de sus textos. Su editor, sin embargo, he sido yo. Muchas de sus páginas están ocupadas por trabajos míos (según los segurosos yo cree Plural porque no tenía donde meter lo que escribía), y las restantes han sido llenadas gracias a mis búsquedas bibliográficas o a mis particulares relaciones personales dentro de la república de las letras santaclareñas. Relaciones que venían desde el tiempo en que trabaje en el ICL, y que organicé, por ejemplo, el entramado literario de la Feria del Libro 2010 en Santa Clara. Relaciones que se mantenían, y mantienen, a pesar de mi postura abiertamente opositora, y que rendían frutos para la revista, porque en ese medio se sabía que Barrenechea ni se aprovecharía de ellos, ni manipularía sus opiniones, y mucho sus actitudes para darme celebridad de “pervertidor de intelectuales”. A su modo de ver trataban con un juicioso editor de una publicación que bajo mi control mantendría la seriedad. Confianza que llegó al punto de que un autor tan sinceramente revolucionario como Idiel García, presidente de la AHS en Villa Clara, llegóa entregarme un trabajo para la revista que sin embargo no pudo ser publicado por las habituales limitaciones de todo tipo de algunos “hermanos de lucha”.

Pero entremos en materia.

A fines de abril presentamos el poemario de Rafael Vilches publicado por Neopress. Desde un inicio me opuse a presentarlo en un espacio público, ya que esto significaría una provocación al régimen, que traería como consecuencia la desarticulación del grupo ya existente, y alejaría a otros que ya se acercaban. Mas predominó el deseo de figurar más que el de trabajar con calma, y debí ceder: Los recursos no los gestionaba yo.

Cuando se hizo en los altos de la librería Pepe Medina, de verdad creí que se había alcanzado un arreglo sin mi conocimiento; que para evitar problemas mayores el régimen había aceptado esta variante que le habrían propuesto otros. Me pareció incluso que aquello era un intento de resemantizar aquella presentación. Yo, de hecho, no estoy cerrado a esos acercamientos, por tanto no los juzgo más que por su utilidad momentánea, y por sobre todo al largo plazo (lograr que el régimen ceda aunque sea un milímetro es ya un logro).

Varios días después se me advirtió por varios de los escritores implicados, que estaban citados esa tarde para Cultura Provincial, con el partido y la policía política, “para nada bueno”. Y nada bueno debía de ser cuando al que debía dejarle varios trabajos para la revista se negó a aceptarlos: “porque ahora no puedo tener eso en la computadora, seguro ahorita me meten un registro”. También llegó a mi conocimiento (por otra vía), que el día anterior se había decidido separar de su puesto de trabajo a la directora de la Librería, que había accedido a la presentación sin que nadie le dijera en qué consistía (comoen verdad nadie le informó en qué consistía aquello).

Ante la situación asumí la misma posición que ahora adoptaría sin dudar: Canjear mi completa salida de Cuadernos por la permanencia en sus puestos de todos los implicados que evidentemente no se habían prestado para una posible “jugada”.

Pacto que al fin se logró.

Se preguntarán entonces algunos: ¿Por qué si todo salió tan a pedir de boca yo publiqué mi “Carta Abierta” del 2 de mayo, en la mañana? ¿Por qué arriesgar lo que tan bien había salido?

De hecho yo no tuve la respuesta afirmativa a mi propuesta hasta esa tarde, que cierto personaje se comunicó conmigo para comentarme además, que “la carta está en candela” (en Cuba todo parece arder en estos días).

Pero sobre todo porque simplemente no fue tan fácil. Como otros, poco después vi, el régimen pensó que mi actitud se debía a mi intención de evitarme problemas a mí mismo, y en consecuencia se le ordenó a la policía política me retuviera en Encrucijada. Así, en la nada pequeña estación de dicha policía en Encrucijada se me presionó por horas (“porque esto ahora viene en candela”), con amenazas de actos de repudio a la casa de mi padre, adonde ahora vivo circunstancialmente, para que firmara un ridículo y cursi documento en que me declaraba un Raúl Capo… disculpen, un agente fiel, valiente y decidido.

Fue por eso por lo que escribí mi “Carta Abierta”. Si el régimen no la hubiera “cagado” intentando, como siempre, con sus recursos y partes matoniles, ni tan siquiera hubiera subido un posts 2 horas después, ni hubiera publicado 16 en mayo. Como también si no la hubiera “cagado” ahora con el dichoso chisme que publicó la señora de marras, esto tampoco se publicaría.

En resumen: Sí pacté. Lo hice no por mí, con quien es casi seguro no se habrían metido, mientras que si me hubiera dedicado a publicitar a los cuatro vientos la represión que había desatado con mi hábil manipulación de los “intelectuales”, habría ganado, por el contrario, mucha celebridad. Para ello debería haberme desinteresado de que botaran de sus puestos de trabajo a muchos, y no solo del grupo de presentadores enterados. Claro, si Plural hubiera tenido a su disposición el dineral que se me acusa haber robado, no habría habido problemas, con ello pagaría de inmediato el sueldo oficial anual de 4 de ellos.

Como se ve no hay nada oscuro en mi salida de Cuadernos de Pensamiento Plural.

Pero es más: Si la señora aludida quiere entrevistar a este bloguero para desenmascarar su escasa naturaleza “independiente”, no habrá problemas. Claro, si publica absolutamente todo lo que yo responda, y no lo que ella crea que no le va a traer problemas.

¿Se anima? Vamos, mujer, a ver si le quita ese tufo chancletero a su blog… Y no tiene que estar prestándose a rumores. ¿A usted pensado si todo no fue más que una celada del enemigo-amigo miamense?

Ah. Y salúdeme a Chang…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s