Beyond the bubble of negative freedom.

José Gabriel Barrenechea.

Translated by Ariadna Barrenechea.

The more reduced the space one lives and the greater the human accumulation, the more inevitable it is to establish an increasing number of regulations that help to maintain coexistence and at the same time to preserve the shared environment as habitable. The man who lives next to ten other people in an apartment of fifty square meters does not enjoy the same freedom as the one who lives alone, in a château in the middle of the countryside. In the first case, promiscuity forces us to establish an enormous number of coexistence rules; in the second case, these rules are minimal, in any case that leaves us with the ones he must follow in his occasional encounter with the newspaper delivery man, with the woman who cleans once a week, or with the neighbors of the distant properties that surround his own.

Humanity lives piled up in an increasingly limited space: The Earth. A space, or rather a surface, in which resources are increasingly scarce, and in which even small actions can alter the precarious balance between humans, the biosphere, the atmosphere, the soil and the oceans. That is why the regulations increase, especially those aimed at limiting what the owner can do with his or her property. Which is completely paradoxical, since it turns out that our mercantile economic system cannot live without growing, and in our current planetary confinement we have not found another solution than promoting the individual compulsive consumerism from small bubbles of negative freedom.

In other words, on one hand we are obliged to limit these spaces of negative freedom, above all to establish control of increasingly scarce resources, and on the other, we are obliged to encourage them, so that individuals can promote economic growth from those spaces.

However, the solution is not as obvious as supposed by the bitter enemies of the market. It is true that the mercantile economic system cannot live without growing, but do not hurry in charging against growth and claiming for a bucolic sustainable development. In the first place, the Second Principle of Thermodynamics emphatically prevents this impossible as impossible as the perpetuum mobile: no development will ever be sustainable, “friendly” with the environment in which it occurs; in second place, the mercantile system´s need for growth ultimately responds to a deeper human need: Humanity cannot live without constantly growing in all senses. Intensively and extensively.

It is indisputable that Earth urgently requires to abandon the dominant mercantile system, and at the same time to establish a single world government. To meet two circumstantial needs we require: To strictly control our interaction with an increasingly fragile environment; and to secure the destiny of our resources towards the great jump outside the limits of this planet.

The latter is incomparably more important than the first, and that priority explains, in the end, the circumstantiality of the abandonment, or the establishment, mentioned in the first sentence of the paragraph above.

Even if we were able to establish a strong world government in time, and even if it were really democratic and inclusive for all humans beings, with access to decision making power as equal as possible –equal for an Indian, a Cameroonian, same as for an American- the human society enclosed by limits, especially those marked by economic planning, can only languish, quickly or little by little, to return to social conditions that  will reduce world population, or its capacity of consumption, until they reach numbers that will be very far from the terrestrial limits.

It has already happened with the first societies of the Neolithic, settled on the margins of the great rivers. Contrary to the general public criterion, the fact that these societies for one reason or another remained isolated resulted sooner or later in a decline, saved only by the arrival of some nomadic people. Constrained to their small spaces, these societies were loaded with regulations and stratifications that weakened them to the point that any small catastrophe, or tiny band of free foreigners, made them fall.

Another good example is the Soviet case. The USSR grew, it is true, but only because of the external stimulus that represented the need to compete and defend the Free World. If  the Red Army had succeeded in moving beyond Warsaw in 1920, until the entire world was converted to Soviet “socialism” before 1925, there is no doubt: Sputnik would never have risen beyond the earth’s atmosphere.

Many reasons lead to that Humanity, locked permanently on the planet Earth, moving towards this inevitable involution. We will only point two facts here:

1-The very increasing nature of the necessary control to maintain coexistence. There is a critical moment in which so much control necessarily begins to feed itself, even beyond the real needs of control of the moment, to degenerate into the inevitable totalitarian state. The balance of order and freedom is very precarious in human societies, and only the relapse into the totalitarian and stratified structure is avoided with the existence of areas that escape from any control, where the individual can be free, and give the example of that freedom even to those who, being at the very center of society, can only experience freedom in a very limited way. Without these peripheral areas of freedom, as it will necessarily occur in a Humanity locked in the Earth, the abundance of norms will end up empowering the unique world government to the detriment of individuals until infinity; and this involution is inevitable, no matter how democratic that government was at the beginning.

2-In a human world that resembles more a panoptical prison than the home from which window we observe as children the wide and unlimited world that opens before our illusions, the absence of horizons to focus the imagination will end up stagnating it. In fact, that is what is already happening today, in this world in which the lack of real expectations for imaginative individuals has been creating this current state, in which we consume from cubicles than get smaller and smaller, and in which growth and development are not the result of the occupation of new extensive spaces, but by the meticulous and intensive economies, more concerned with superfluous details than with real human issues. A world in which fantasy, dying gradually, does nothing but recycle again and again the products of much earlier generations. Those last fantasies in which that epitome of the individual man – the explorer- could use his abilities and face by himself the wonders that always inhabit beyond the oppressive horizon that keeps the social man locked, crowded in the center of his society. Today the imagination has become that mechanical state in which children repeat the same operations again and again in their virtual games, safe in their security bubbles; different from the supreme resource that it really is to face the unexpected, and not be terrified by the marvelous.

The development only serves to allow us to supply our main need: to become freer, freer not in terms of the number of roads open before our feet, but in terms of the resources to jump over what constrains us today, and leave  the next generation with their own constrictions . It is a perversion to believe that development serves to make us more and more comfortable in our limited corral of negative freedom, when this limited corral really gets smaller and smaller every day, in a surface where billions of people share a few square meters of space.

Human society must always have a last frontier. Among strict external limits, which multiply the inter-human regulations to infinity, humans will suffocate from claustrophobia; and above all, because of the limitation of our creative nature and our insatiable desire for freedom. Not to say that it is illusory to expect that an authority such as the one we are obliged to establish will not eventually become the worst and most totalitarian dictatorship that Humanity has ever lived. No wonder such a conspicuous totalitarianism lover as Fidel Castro found it so impossible that we ever managed to leave the Earth: In reality it was not that he did not believe it, but that the alternative was so appealing to him that he repulsed with disgust the possibility of abandon a pressure boiler in which Humanity could be molded to the taste of individuals like him.

On the impossibility of long-distance travel in outer space it is good to bring up a familiar anecdote: In his last years one of the brightest minds of the nineteenth century, William Thomson -Lord Kelvin- claimed that it was impossible for man to fly some day in a machine with higher density than air. By the way, that happened only a couple of years before the Wright brothers fully demonstrated the opposite.

The solution to our needs at the moment is the world government established with a priority, and circumstantial purpose: to concentrate our resources to begin the conquest of the vast spaces outside the surface of the Earth.

Once established the first colonies, these will avoid the totalitarianism that looms over a society too regulated and not only by the cult to the state, but even by the gold corral consumerism. They will achieve this with their constant reflux of “outsiders”, of settlers, who, because they live in the less regulated periphery, will constantly introduce new values that avoid the processes of terrestrial decomposition in totalitarianism -perhaps they will have at first more natural constrictions, given by the need to take the atmosphere with them, for instance, but without any doubt they will be more on their own than what any contemporary Earthling could ever be-.

The most important ones in this task will be the explorers. Like the Westerners who traveled the world in Modernity- the Stanley, Magellan, or Cook- whose role in European evolution has not yet been sufficiently recognized, the first explorers will be vital for the world that remains behind does not end up becoming that which Marx called Asian Despotic States. They will be the ones who revive the fantasy, not that synthetic electronic substitute we have today; they will come true our children’s desire for ample real grasslands, beyond all horizons, which is the only true school of freedom love: the highest human aspiration, the one that makes us what we are.

It is a simple calculation of investing today to collect tomorrow: First we will limit the liberties to the present, liberties such as possession. We will replace the current economic based on growth model through the promotion of consumerism by individuals from comfortable bubbles of negative freedom, for a planned centralized war economy, in the efficient Anglo-American model of the last World War, in order to be able to launch a similar program to the Apollo of the sixties of the last century, only with a thousand times more resources. A program- or a set of them- that lead us to colonize Mars, to experience planetary engineering on Venus, to establish large mining-industrial colonies beyond the orbit of Mars … even to try with our current means to send centennial missions to the closer stars.

All this will allow us to live more humanly here on Earth, between the constraints and controls that may never leave the earthlings, but with the freedom that is always obtained from having a place to go, where man can play again his function as an explorer, as colonizer, if the comfortable corral is already suffocating him.

For this it is required that political classes of the last century- from the times of the Cold War- abandon power definitively. It should take place at least in the three great global powers: USA, Russia and China. Above all, it is necessary that the future American political class understands that the times in which their country generated half of the world’s GDP have already passed definitely, and that they alone are not enough for the enormous challenges of the future.

As for the business class, and that “International” of the Transnationals that form many intellectuals related to it from their “thinking tanks”, it is imperative that they finally understand that if they want to return at some future time to enjoy full freedom of possession, and a have a free market that tend to elevate the ridiculous category of ontological truth, it is necessary to abandon certain human rights for the time being, and return to the growth demanded by the times: the extensive ones.

As for the public, it is nonsense to expect absolute security. There is no such thing as a right to life, such a right is a human construct, the result of our ability to transform the environment we live in and depends on the willingness of certain women and men to put their lives at risk for the general good. Putting women and men in space will always be a considerable risk, and not one, but many missions will end in the failure and death of its members. But this should not lead to suspending projects, stopping tests. What must be done will cost lives, because that is what living is like, and those losses should not impact us so deeply because ultimately for those who enlist in such missions life is not something that should be kept in the safety of any bubble, but a good to spend on what must be done.

Let us always remember that the last words of the pioneer of aviation, Otto Lilienthal, shortly before dying as a result of a plane crash, were: “Sacrifices must be made.”

Advertisements

Más allá de la burbuja de libertad negativa.

“Ningún otro proyecto individual será tan impresionante para la humanidad ni más importante que los viajes de largo alcance al espacio; y ninguno será tan difícil y costoso de conseguir.”

John F. Kennedy.

José Gabriel Barrenechea.

Mientras más reducido es el espacio en que se vive, mientras mayor es el amontonamiento humano, más inevitable resulta el establecer un cada vez mayor número de regulaciones que ayuden a mantener la convivencia y a su vez a preservar vivible el medio compartido. El hombre que habita junto a otras diez personas en un apartamento de cincuenta metros cuadrados no disfruta de la misma libertad que aquel que vive solo, en un château en medio de la campiña. En el primer caso la promiscuidad obliga a establecer un enorme número de reglas de convivencia; en el segundo esas reglas son mínimas, si acaso las que debe mantener en su trato ocasional con el repartidor del periódico, con la señora que limpia una vez a la semana, o con los vecinos de las distantes propiedades que circundan la suya.

La Humanidad vive amontonada en un espacio cada vez más limitado: La Tierra. Un espacio, o más bien una superficie, en la cual los recursos son cada vez más escasos, y en que incluso pequeñas acciones pueden alterar el precario equilibrio entre los humanos, la biosfera, la atmósfera, el suelo y los océanos. Es por ello que las regulaciones se multiplican, sobre todo aquellas dirigidas a limitar lo que puede hacer el propietario con lo poseído. Lo cual es completamente paradójico, porque resulta que nuestro sistema económico mercantil no puede vivir sin crecer, y en nuestro actual encierro planetario no hemos encontrado otro remedio a esa necesidad de crecimiento, que al promover el consumo compulsivo por el individuo desde pequeñas burbujas de libertad negativa.

O sea, por un lado estamos obligados a limitar esos espacios de libertad negativa, sobre todo para establecer un control de los recursos cada vez más escasos, y por el otro a estimularlos, sobre todo para que desde ellos los individuos impulsen el crecimiento económico.

No obstante, la solución no es tan obvia como los enemigos acérrimos del Mercado suponen. Es cierto que el sistema económico mercantil no puede vivir sin crecer, más no nos apuremos en indignarnos contra el crecimiento y clamar por un bucólico desarrollo sostenible. En primer lugar el Segundo Principio de la Termodinámica impide de manera enfática ese imposible tan imposible como el perpetuum mobile: ningún desarrollo será jamás sostenible, “amigable” con el medio en que se produce; en segundo, la necesidad de crecimiento del sistema mercantil responde en última instancia a una necesidad humana más profunda: La Humanidad no puede vivir sin crecer constantemente en todos los sentidos. Intensiva y extensivamente.

Es indiscutible que en la Tierra se requiere ya, de manera urgente, abandonar al sistema mercantil como el dominante en nuestra economía, y a la vez establecer un gobierno mundial único. Pero se requiere para suplir dos necesidades del momento, circunstanciales: Para controlar de manera estricta nuestra interacción con un medio cada vez más frágil; y para privilegiar el destino de nuestros recursos hacia la preparación del gran salto fuera de los límites de este planeta.

Lo segundo es incomparablemente más importante que lo primero, y esa prioridad explica, en un final, la circunstancialidad del abandono, o del establecimiento, mencionados en la primera oración del párrafo de arriba.

Incluso si alcanzáramos a establecer a tiempo un gobierno mundial fuerte, y aun si este fuera realmente democrático, inclusivo de todos los humanos, con condiciones de acceso al poder de decisión lo más igualitarias posibles lo mismo para un indio, un camerunés, que para un americano, la sociedad humana encerrada por límites, sobre todo los que le marca la planificación económica, no puede más que languidecer, rápido o poco a poco, hasta regresar a estadios sociales que por  sí mismos se ocuparán de rebajar la población mundial, o su capacidad de consumo, hasta números que volverán a estar muy lejos de los límites terráqueos.

Ya ha ocurrido con las primeras sociedades del neolítico, asentadas en los márgenes de los grandes ríos. Contrario al criterio general del público, dichas sociedades al permanecer aisladas por una u otra razón caían tarde o temprano en una decadencia de las que solo las salvaba la llegada de algún pueblo nómada. Constreñidas a sus pequeños espacios dichas sociedades se cargaban de regulaciones y estratificaciones que las debilitaban al punto que cualquier pequeña catástrofe, o minúscula banda de extranjeros libres, las hacían caer rendidas.

Otro buen ejemplo es el caso soviético. La URSS creció, es cierto, pero por el estímulo externo que representaba la necesidad de competir y defenderse del Mundo Libre. De haber el Ejército Rojo conseguido seguir más allá de Varsovia en 1920, hasta dejar a todo el mundo convertido al “socialismo” soviético antes de 1925, no caben dudas: el Sputnik nunca se hubiera elevado más allá de la atmosfera terrestre.

Un cúmulo de razones conducen a esa Humanidad, encerrada de manera definitiva en el planeta Tierra, a esa inevitable involución. Solo señalaré aquí dos:

1-La propia naturaleza creciente de los controles necesarios para mantener la convivencia amontonada. Existe un momento crítico en que tanto control necesariamente se comienza a retroalimentar a sí mismo, incluso más allá de las verdaderas necesidades de control del momento, para degenerar en el inevitable estado totalitario. El equilibrio de orden y libertad es muy precario en las sociedades humanas, y solo se evita la recaída en la estructura totalitaria y estratificada con la existencia de zonas que escapan a cualquier control, donde el individuo puede ser libre, y darle el ejemplo de esa libertad incluso a aquellos que al hallarse en el centro mismo de la sociedad no pueden vivir más que de manera muy limitada la libertad. Sin esas áreas de libertad periféricas, como ocurrirá necesariamente en una Humanidad encerrada en la Tierra, la abundancia de normas terminará por empoderar hasta al infinito al gobierno mundial único en detrimento de los individuos; y esta involución es inevitable por más democrático que haya sido ese gobierno en sus inicios.

2-En un mundo humano que se asemeja más a una prisión panóptica que a ese hogar desde cuya ventana observamos de niños el anchuroso e ilimitado mundo que se abre ante nuestras ilusiones, la ausencia de horizontes a los que dirigir la imaginación terminará por anquilosarla. De hecho es lo que ya ocurre hoy, en este mundo en que la falta de reales expectativas para los individuos imaginativos han ido creando este establo actual, en que consumimos desde cubículos cada vez más y más pequeños, y en que el crecimiento y el desarrollo no son el resultado de la ocupación de nuevos espacios extensivos, sino por el intensivismo de economías minuciosas, más preocupadas de detalles superfluos que de verdaderas cuestiones humanas. Un mundo en que la fantasía, moribunda, no hace más que reciclar una y otra vez los productos de generaciones muy anteriores. Aquellas últimas en que ese epítome del hombre individual, el explorador, pudo enfrentarse solo valido de sus habilidades a las maravillas que siempre habitan más allá del horizonte opresivo que encierra al hombre social, ese demasiado amontonado en el centro de su sociedad.

Hoy la imaginación ha llegado a ser ese estado mecánico en que los niños repiten una y otra vez las mismas operaciones en sus juegos virtuales, a salvo en sus burbujas de seguridad; no el recurso supremo que es en verdad para enfrentar lo inesperado, para no aterrarse ante lo maravilloso.

El desarrollo solo sirve para permitirnos suplir nuestra principal necesidad: hacernos más libres, más libres no en cuanto al número de caminos abiertos ante nuestros pies, sino en cuanto a los recursos para saltar sobre lo que hoy nos constriñe, y dejar así a quienes nos siguen en la próxima generación sus propias constricciones. Es una perversión creer que consiste en hacernos cada vez más y más confortable este limitado corral de libertad negativa, que por demás cada día se nos hace más y más pequeño, en un piso en que miles de millones compartimos hacinados unos pocos metros cuadrados de superficie.

La sociedad humana siempre debe tener una última frontera. Entre límites externos estrictos, que a su vez multiplican hasta el infinito las regulaciones inter-humanas, los humanos nos ahogaremos de claustrofobia; pero sobre todo por la limitación de nuestra naturaleza creadora y nuestra insaciable ansia de libertad. Por no decir que es iluso esperar que una autoridad como la que estamos obligados a establecer no se convierta con el tiempo en la peor y más totalitaria dictadura que alguna vez haya vivido la Humanidad. No en balde a un tan conspicuo amante de los totalitarismos como Fidel Castro le parecía tan imposible que alguna vez consiguiéramos dejar la Tierra: En realidad no es que no lo creyera, sino que la alternativa le resultaba tan apetecible que rechazaba con repugnancia la posibilidad de abandonar una caldera a presión en que se podría moldear la Humanidad tan al gusto de individuos como él.

Sobre la imposibilidad de los viajes a larga distancia en el espacio extraterrestre es bueno traer a colación una conocida anécdota: En sus últimos años una de las mentes más brillantes del diecinueve, William Thomson, Lord Kelvin, afirmaba que era imposible que el hombre volara algún día en una máquina de mayor densidad que la del aire. Solo un par de años, por cierto, antes de que los hermanos Wright demostraran plenamente lo contrario.

La solución a nuestras necesidades del momento es el gobierno mundial establecido con un fin prioritario, y circunstancial: Concentrar nuestros recursos para comenzar la conquista de los vastos espacios fuera de la superficie de la Tierra.

Ya establecidas las primeras colonias, estas, al interactuar con la superpoblada Tierra, evitarán el totalitarismo que se cierne sobre una sociedad demasiado regulada ya no solo por el estatismo sino hasta por los consumismos de corral de oro. Lo conseguirán con su reflujo constante de “exteriores”, de colonos, que por vivir en la periferia menos regulada traerán constantemente nuevos valores que eviten los procesos de descomposición terráquea en el totalitarismo (tal vez tendrán en un principio más constricciones naturales, dadas por la necesidad de llevar la atmósfera con ellos, por ejemplo, pero sin dudas estarán miles de veces más por su cuenta de lo que cualquier contemporáneo terrícola podría a su vez).

Pero aún más importantes en esta tarea serán los exploradores. Como los occidentales que recorrieron el mundo en la Modernidad, los Stanley, Magallanes, o Cook, cuyo papel en la evolución europea no ha sido todavía suficientemente reconocido, los primeros exploradores serán vitales para que el mundo que quede atrás no termine convertido en eso que Marx llamaba formación despótica asiática. Serán ellos quienes hagan renacer la fantasía, no ese sucedáneo sintético, electrónico, que por tal tenemos hoy; serán ellos quienes hagan que en nuestros niños se encienda esa ansia de amplias praderas reales, más allá de todos los horizontes, que es la única verdadera escuela del amor a la libertad: la máxima aspiración humana, la que nos hace tales.

Es un simple cálculo de invertir hoy para recoger mañana: Limitaremos primero libertades al presente, libertades como la de posesión, sustituiremos el modelo económico actual, basado en el crecimiento a través de la promoción del consumo por los individuos desde confortables burbujas de libertad negativa, por una economía planificada, centralizada de guerra, en el eficiente modelo anglo-americano de la última Guerra Mundial, con el fin de poder volver a lanzar un programa semejante al Apolo de los sesentas del pasado siglo, solo que cien, mil veces más dotado de recursos. Un programa, o un conjunto de ellos, que nos lleven a colonizar Marte, a experimentar ingeniería planetaria en Venus, a establecer grandes colonias minero-industriales más allá de la órbita de Marte… incluso a probar con nuestros medios actuales enviar misiones centenarias a las más próximas estrellas.

Todo ello nos permitirá vivir más humanamente aquí en La Tierra, entre las estrecheces y controles que ya posiblemente nunca abandonaran a los terrícolas, pero con esa libertad que siempre se obtiene de tener un área a dónde largarnos, a dónde el hombre pueda volver a desempeñar su función de explorador, de colonizador, si es que ya el confortable corral lo ahoga.

Para ello se requiere que al menos en las tres grandes potencias globales: EE.UU., Rusia y China, abandonen definitivamente el poder esas clases políticas del otro siglo, de los tiempos de la Guerra Fría. Es por sobre todo necesario que la futura clase política americana comprenda que los tiempos en que su país generaba la mitad del PIB mundial ya han pasado definitivamente, y que ya ellos solos no se bastan para los ingentes desafíos del futuro.

En cuanto a la clase empresarial, y a esa Internacional de las Transnacionales que forman muchos intelectuales relacionadas a ella desde sus “tanques pensantes”, es imprescindible que acaben de entender que si se quiere volver en algún momento futuro a disfrutar de la plena libertad de posesión, y a un libre mercado que suelen elevar a la ridícula categoría de verdad ontológica, se hace necesario abandonar por el momento ciertos derechos humanos, y volver a los crecimientos que reclaman los tiempos: los extensivos.

En cuanto al público, que es un disparate esperar la absoluta seguridad. No existe algo así como un derecho a la vida, tal derecho es un constructo humano, resultado de nuestra capacidad de transformar el medio en que vivimos y depende de la disposición de ciertas mujeres y hombres de poner en riesgo su vida por el bien general. Poner mujeres y hombres en el espacio siempre será un riesgo considerable, y no una, sino muchas misiones terminarán en el fracaso y la muerte de sus integrantes. Pero ello no debe llevar a suspender proyectos, a detener pruebas. Lo que debe ser hecho costará vidas, porque así es el vivir, y esas pérdidas no deben de impactarnos tan profundamente porque en última instancia para quienes se enrolen en tales misiones la vida no es algo que se debe guardar en la seguridad de alguna burbuja, sino un bien para gastarse en lo que debe de ser hecho.

Recordemos siempre que las últimas palabras del pionero de la aviación, Otto Lilienthal, poco antes de morir producto de un accidente aéreo, fueron:

“Es necesario que haya sacrificios”.

Los socialismos del no crecimiento.

José Gabriel Barrenechea.

Desgraciadamente las alternativas al actual Orden Mundial con que los anticapitalistas pretenden ganar nuestra adhesión, en este ya no tan nuevo siglo XXI, parten de la satanización de cualquier crecimiento.

Debemos reconocer, sin embargo, que al actuar de este modo los neocomunistas del nuevo milenio parecen en cierta medida ser más consecuentes que sus antecesores del XX, o del XIX. Si en el modelo original se combinaba contradictoriamente la aspiración al crecimiento constante de las fuerzas productivas, con la creencia de que vivimos en un Universo paradisíaco, del que solo no podemos disfrutar por la manera injusta en que organizamos nuestras sociedades, los teóricos del socialismo sostenible finalmente han comprendido que crecer resulta innecesario en un Universo semejante. ¿Para qué esa compulsión de crecer en definitiva, si en el mismo nada nos amenaza? ¿No será mejor volver a las mentalidades anteriores a la modernidad, a lo tradicional, a “vivir el(al) día”, y al cuidado del alma… pero colectiva?

Una buena muestra de los sofísticos caminos que suele tomar el pensamiento “neo (anti)progresista”, lo hallamos en el artículo “Un siglo de pereza y comunismo. En defensa de Cuba y en memoria de Paul Lafargue”de Carlos Fernández de Liria. Allí el autor comienza por analizar los problemas de los que una gráfica, la de MatheusWackernagel, dan buena cuenta. Esta representa en el eje vertical el conocido Índice de Desarrollo Humano (IDH), y en el horizontal, la cantidad de planetas Tierra que harían falta para generalizar a toda la población mundial actual el nivel de consumo material del país en cuestión. El profesor Liria concluye muy acertadamente que si los sistemas políticos del Primer Mundo fueran lo que dicen ser, democracias maduras, en todos sus parlamentos se debería de estar discutiendo la constatación, que se obtiene del superficial ojeo de la mencionada gráfica, de que de aumentar los niveles de utilización de los recursos terrestres a los ritmos actuales, la Tierra no será suficiente para sostenernos en un futuro no muy lejano.

Sin embargo, nuestro hombre comete el tan frecuente error de todo radical: De que no las poseamos al presente, no se concluye obligatoriamente que las democracias no puedan madurar. Es por esa desconfianza en la democracia, tantasveces exhibida porcierta izquierda, que hacia la mitad del artículo nuestro autor da un paso en falso que desacredita cualquier socialismo del siglo XXI que pueda surgir de su razonamiento:

Del hecho de que en la gráfica de Wackernagel Cuba sea el único país con IDH mayor de 0,8, cuyo consumo de universalizarse le permitiría a la humanidad vivir con mucho menos de un planeta, el catedrático español concluye que la Cuba de hoy debería ser el modelo de sociedad a imitar por el resto del mundo en este nuevo milenio.

Independientemente de algunos contrasentidos que a continuación analizaremos, lo cierto es que la gráfica elaborada por Wackernagel resulta en extremo inexacta, al menos en el caso cubano. ¿Habrá tenido en cuenta, por ejemplo, los inmoderados niveles de consumo de agua per cápita en Cuba, comparables a los del máximo consumidor mundial, los EE.UU.?

El español reconoce, al referirse a nuestro ingente flujo migratorio: “… huyeron y huyen del país buscando ese otro nivel de consumo que no puede ser generalizado sin destruir el planeta, es decir, reivindicando su derecho a ser tan globalmente irresponsables como lo somos los consumidores estadounidenses y europeos”, pero al parecer no logra ver por completo la falla de su discurso en el hecho de que la altamente educada juventud cubana tenga tan poca conciencia de los problemas del planeta, o en todo caso sea capaz de anteponerle sin muchos remilgos sus más pedestres intereses individuales. ¿No comprende que de nada vale un modelo sustentable que no logra convencer por sí mismo, y sin necesidad de aislamientos profilácticos, de la necesidad del mismo a un número significativo de sus jóvenes? ¿No comprende que no debe de ser tan espiritualmente superior el modelo cubano, cuándo no consigue concienciar a la juventud…?

Lo cierto es que como él mismo reconoce, causas externasa los pretendidos objetivos perseguidos por el Modelo han recortado drásticamente el consumo de, y en la Isla. Liberado del Embargo, con la ayuda libérrima de algún nuevo mecenas económico, a la manera de Moscú hasta 1990, o en todo caso con una más acertada organización político-económica-social que fuera capaz de aprovechar aun a un pequeño porciento sus enormes posibilidades, el país cuando menos iría a situarse al mismo nivel de los países del Centro y Este de Europa, de IDH semejante. O sea, que se necesitarían poco más de dos planetas para generalizar el modelo cubano, de vuelta en sus condiciones ordinarias, a la humanidad completa.

Pero independientemente de todo lo dicho, lo que no podrán negar los teóricos del “no crecimiento”, es que aun el modelo del “único país sostenible del mundo” del mundo actual lo será solo mientras la población no exceda los 8 500 millones de habitantes a que sería capaz de dar cabida. ¡Cuando se espera que para el 2050 llegue a por lo menos 9 500 millones!

Encerrarnos en este planeta y detener el crecimiento, además de disminuir de modo drástico nuestras posibilidades de sobrevivencia, implicaría una vuelta a la Premodernidad, con todos sus atributos de hambre, violencia, insalubridad, intolerancia… o en el mejor de los casos, llevaría la planificación hasta los nacimientos, lo que nos conducirá irremisiblemente a modelos como el descrito por Aldous Huxley en su “A Brave New World”. Lo que no deja de ser una posibilidad en verdad espeluznante.